Pilates para embarazadas: la recta final

Antes de hablaros sobre Pilates durante el tercer trimestre…

… quiero presentaros a Max. Este niño tan precioso que estuvo creciendo dentro de mí durante casi 42 semanas. Nos conocimos, por fin, el 30 de diciembre de 2019. Se hizo un poco de rogar por lo que toda la familia y amigos esperábamos un tanto impacientes.

A pesar de alguna complicación que otra en el parto, mi recuperación está yendo fenomenal. Os contaré con más detalle sobre todo esto en mi próximo post «Pilates en el cuarto trimestre». Por ahora os adelanto que fue un parto largo, en el que se respetaron mis preferencias al máximo y ante todo se salvaguardó la salud de mi niño y la mía propia.

A continuación podéis leer el post que tenía pendiente de publicar sobre Pilates durante el tercer trimestre. Espero que hayáis disfrutado de estos artículos sobre mi embarazo tanto como yo escribiéndolos. Lo publico ahora, pensando en todas esas mujeres que están a punto de tener un bebé en estos momentos de tanta incertidumbre. Quiero mandaros mucho ánimo y recordaros lo fuertes y poderosas que sois. Estáis a punto de vivir un momento maravilloso.

 

¡Ya es mi semana 38! Mi embarazo está a término y el bebé puede llegar en cualquier momento. Me encuentro fuerte y optimista y estoy lista para recibirlo. Hoy os cuento cómo me he estado preparado con Pilates durante el tercer trimestre y qué ejercicios son más favorables para la recta final del embarazo.

El tercer trimestre comienza alrededor de la semana 27. A estas alturas del embarazo mi tripa ya era bastante prominente:

El aumento de la barriga normalmente viene de la mano de un incremento de las molestias y cansancio. Gracias a la práctica de Pilates de manera regular me estoy librando de calambres, edemas y otros incómodos síntomas.

En estos últimos meses me he centrado en ejercicios que favorecen la apertura y la movilidad de todo el cuerpo.

  • Movilidad de la columna y de caderas de manera asimétrica: sin duda una de las mejores maneras de mantener las molestias a raya es conservar un cuerpo móvil y funcional durante todo el embarazo. Esto también nos va a ayudar enormemente durante el momento del parto.

 

  • Simulando movimientos primitivos y animales para ayudar a desactivar el neocórtex: durante el parto queremos conectar con nuestro lado mamífero, olvidarnos de los procesos mentales y volver a nuestro cerebro límbico o arcaico. De esta manera también dejamos que fluya la oxitocina natural. Practicar con movimientos intuitivos y sinuosos y tratar de «desconectar» nos ayuda a activar este área cerebral y a prepararnos para ese momento.

 

  • Familiarizándonos en este tercer trimestre con posibles posiciones para el parto: de pie, en cuclillas, sentada o en cuadrupedia. Durante un parto en movimiento, la mujer adoptará la posición que su propio cuerpo le vaya pidiendo. Si hemos trabajado en estas posturas, la mamá las encontrará mucho más accesibles el día del parto. Por ejemplo, practicaremos ejercicios en cuadrupedia para acostumbrar manos y muñecas a cargar peso. O trabajaremos la sentadilla profunda para preparar a la mamá para un posible parto en cuclillas. Si se hiciera uso de epidural, podemos optar por dar a luz tumbadas de lado. En caso de que nos encontremos ante un parto normal, es recomendable evitar la posición horizontal o de litotomía.

    

 

  • Fortalecimiento de piernas y brazos: el trabajo de parto es muy duro físicamente, por lo que nos beneficiaremos de tener unos brazos y piernas fuertes. Además, preparamos los miembros superiores para que aguanten en un futuro la dulce tarea de sostener al bebé durante (largas) horas.

 

  • Respiración y ejercicios de relajación de suelo pélvico: el reto se encuentra en «abrir» y favorecer la elasticidad del suelo pélvico. Durante los meses previos hemos trabajado la función de sostén de todos estos músculos. Ahora nos centramos en dejar que se relaje para que cumpla su función de paso y facilite el parto. 

 

Si tenéis dudas sobre qué ejercicios o posturas pueden ser contraproducentes en el tercer trimestre, podéis revisar mi post anterior «Pilates para embarazadas: el trimestre dorado»

Algunas otras sugerencias

En el día a día he tratado de caminar y dar paseos frecuentes para incrementar la resistencia física. Si estás acostumbrada a ello y te quedan energías, puedes seguir en el tercer trimestre con tu entrenamiento de fuerza. Eso sí, con una intensidad baja o moderada y siempre y cuando no exista ninguna contraindicación médica para ello.

A la hora de sentarse, es recomendable hacerlo de manera erguida, con una ligera inclinación hacia adelante. Queremos que la gravedad nos sirva de ayuda para el correcto posicionamiento del bebé.  El fitball es una muy buena opción para utilizar en lugar de una silla, ya que nos permite sentarnos con la espalda recta, piernas abiertas y rodillas ligeramente por debajo de la línea de las caderas. Es preferible evitar, en la medida de lo posible, reclinarse hacia atrás.

La posición ideal del bebé para las últimas semanas de embarazo es la de occipital anterior boca abajo (OA – Occipital Anterior). Imagen: Spinning Babies.

Quiero también resaltar el trabajo mental y espiritual que he tratado de llevar a cabo durante estos días. He realizado pequeñas sesiones de meditación que incluyen afirmaciones y visualizaciones con el objetivo de estar relajada y tener una actitud positiva de cara al parto. Me resultan muy útiles para disipar miedos e inseguridades y afrontar ese día con calma y tranquilidad.

Muchas de nosotras nos hemos preparado para este día durante meses. O tal vez tenemos una idea preconcebida de cómo queremos que sea. Sin embargo, hay que asumir que muchos factores escapan a nuestro control y que tendremos que mantener la mente abierta a diferentes posibles escenarios.

Por un parto respetado

Durante este último mes las visitas con la matrona y la ginecóloga se han vuelto más frecuentes. Y si no lo habías decidido ya, es el momento de escoger cómo y dónde dar a luz. Como podéis esperar, me he decantado por un parto en movimiento. Si es posible, me gustaría disponer de libertad para adoptar diferentes posturas según me apetezca.

Daré a luz en la unidad de parto natural del Hospital Nuevo Belén. Sus salas disponen de bañera, lianas, silla de parto, potro… y fitball. El equipo One to One de Ana Suárez tiene una filosofía de intervenciones mínimas y advocan por el parto natural. Esta es mi preferencia, aunque soy plenamente consciente de que podrían surgir imprevistos y requerir de algún tipo de asistencia.

Me encuentro preparada, tranquila y optimista, con ganas de conocer a mi bebé pero sin prisas, disfrutando cada día de estas últimas semanas. El embarazo es un momento único y muy breve si lo ponemos en perspectiva con toda una vida. Me gusta tanto mi barriga… seguro que la voy a echar de menos.

He tenido mucha suerte al tener un trabajo flexible que me ha permitido disfrutar del embarazo de una manera plena, dedicándome tiempo a mí y a mi bebe todos los días. Han sido unos meses muy bonitos y una experiencia increíble. Solo espero haber inspirado a mis lectoras, o al menos despertar su curiosidad, para vivir el embarazo de una manera más consciente.

¿Te han resultado útiles estos artículos sobre el embarazo?

Si es así por favor házmelo saber en los comentarios. ¡Te lo agradecería muchísimo!

Quedo a tu disposición para clases y consultas virtuales. Contacta conmigo ahora para organizar una sesión online cuando tú prefieras.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.